Presidente de Pampa Norte, filial de BHP que agrupa a Spence y Cerro Colorado, entra al debate por el royalty: “Nuestros márgenes sencillamente no son los que los legisladores piensan”

Presidente de Pampa Norte, filial de BHP que agrupa a Spence y Cerro Colorado, entra al debate por el royalty. Asegura que el proyecto es altamente perjudicial para las regiones y que, si estuviera vigente, Cerro no sería viable y la ampliación de Spence no se habría hecho.

LA ÚLTIMA gran inversión minera, SGO -que requirió recursos por US$ 2.460 millones-, fue ejecutada en Pampa Norte, la unidad de negocios de BHP -una de las mineras más grandes del mundo, controladora de Minera Escondida- que incluye las otras dos operaciones del grupo en el país: Spence y Cerro Colorado.

La empresa ha seguido de cerca el debate por el nuevo royalty minero que fuera aprobado por la sala de la Cámara de Diputados este jueves, y que ahora será analizado por el Senado. Cristián Sandoval, ingeniero civil Metalúrgico de la Universidad de Concepción, es el presidente de la firma y, desde su rol, es tajante.

“Chile tiene las condiciones para mantenerse como el primer productor de cobre a nivel mundial. Si perdemos competitividad vamos a desperdiciar la demanda creciente que se espera en los próximos 10 o 15 años. Aún no sabemos a ciencia cierta hasta dónde impactará la crisis económica y social de la pandemia. Lo que sí sabemos es que para ese proceso de recuperación necesitaremos una minería fortalecida y no debilitada”, comenta el ejecutivo, quien entró a la empresa en 2002 como ingeniero de entrenamiento y que asumió su actual rol en enero de este año.

¿Cuáles son las perspectivas para Spence, tras la ejecución de SGO?

Tenemos grandes expectativas con la puesta en marcha de una nueva concentradora. Estamos extendiendo la vida útil de Spence en 50 años, lo que fue posible gracias a una gran inversión de US$ 2.460 millones. Nuestro principal foco ahora es demostrar que haber invertido en nuestra operación fue la decisión correcta y eso lo haremos cumpliendo los planes de producción, con estabilidad y buen control de costos.

¿Qué opciones de crecimiento tiene Pampa Norte?

Actualmente estamos enfocados en lograr la plena capacidad de la puesta en marcha de la nueva concentradora, con la cual extendemos la vida útil de Spence. Además, seguimos trabajando en Cerro Colorado para evaluar opciones de continuidad operacional posterior a 2023. Ahora, como negocio minero, tenemos procesos de revisión periódicos en los cuales vamos evaluando y actualizando las opciones de desarrollo futuro.

Considerando que la ampliación de Escondida y SGO están concluidas, ¿qué inversiones tiene en carpeta BHP para Chile en los próximos años?

BHP ha realizado un importante ciclo de inversiones de alrededor de US$ 11.000 millones en la última década. Esto considera SGO y distintos proyectos en Escondida como operar con tres concentradoras y aumentar su capacidad de desalación, entre otros. Para futuro, tenemos proyectos muy interesantes en nuestro plan quinquenal y más adelante también.

¿Están realizando exploraciones en otras zonas?

 

La prospección minera es connatural a nuestra industria y en ese sentido BHP tiene una estrategia en distintas jurisdicciones de interés como Norteamérica, Ecuador, Perú y, por supuesto, Chile. No obstante, como Pampa Norte estamos enfocados en las actuales operaciones de Spence y Cerro Colorado.

¿Cómo ve el debate por el royalty?

Tanto como chileno como minero me sorprende la manera en cómo se ha discutido el royalty. El proyecto actualmente en discusión es desmedido y altamente perjudicial, no solo para la industria, sino también para las regiones mineras. De ser aprobado, va a generar gran impacto en el futuro de la minería en Chile.

No podemos perder la mirada a largo plazo. Un impuesto que perjudica todos los incentivos a la inversión en una industria intensiva en capital va tener importantes consecuencias para el país. La minería requiere bases institucionales y legales que la sustenten, lo que es fruto de una discusión de largo aliento y de muchas consideraciones. La minería es un pilar de la economía que debemos cuidar. La política tributaria debe considerar todas las aristas, porque una mala política puede significar un declive irreversible.

¿Puede marcar la diferencia este impuesto respecto de nuevas inversiones del grupo en Chile?

Lo digo como minero, sin ninguna consideración política: con el proyecto del royalty que aprobó la Cámara de Diputados, una operación como Cerro Colorado deja de ser viable y una inversión de la magnitud de SGO no se habría materializado. Nuestros márgenes sencillamente no son los que los legisladores piensan.

¿Pero sienten que la contribución de BHP en Chile en términos tributarios es justa?

BHP cumple íntegramente con las leyes, con transparencia y responsabilidad. Comparado con otras jurisdicciones mineras, Chile es un país de alta carga tributaria. Las inversiones compiten entre sí a nivel mundial, no podemos negar la realidad. Aumentar la carga tributaria de la forma desproporcionada como se aprobó en la Cámara, nos hace menos competitivos, eso es un hecho.

¿Se podría hacer algo más, considerando la pandemia?

Los mineros nos sentimos orgullosos de haber contribuido a la economía del país en momentos en que otros sectores se vieron impactados fuertemente. Y lo hicimos siguiendo los protocolos sanitarios más estrictos para cuidar a los trabajadores. Sentimos que la discusión del royalty ha perdido el foco y la mirada en lo que importa: generar las condiciones legales e institucionales que permiten a la minería ser el motor de desarrollo de las últimas décadas.

 

Fuente: La Tercera

Comenta esta Noticia!