Negociación en Chuqui cambia mapa sindical y deja en suspenso qué organización liderará la división

Tras el cierre del proceso anticipado alcanzado la semana pasada con los sindicatos N° 5 y Minero, más de mil personas migraron a estas organizaciones. Dicho cambio, además de quitar peso político en la división, podría implicar que los sindicatos históricos reduzcan el número de dirigentes y su presencia en la FTC.


No sólo la transformación de su operación a un yacimiento subterráneo enfrentará Chuquicamata de Codelco durante este año. Eso, dado a que la faena también afrontará la modificación de su mapa sindical.

Lo anterior, en vista de los efectos que generó el último proceso de negociación anticipada con dos de los seis sindicatos que coexisten en la división: El Minero y el N° 5, los que tras haber aprobado durante la semana pasada la oferta de la estatal consistente en $14,5 millones en beneficios para cada uno de sus miembros, sumaron a sus filas 1.033 nuevos trabajadores provenientes de las otras organizaciones, totalizando con ello 1.399 socios entre los dos, al cierre de esta edición.

Así las cosas, el sindicato Minero pasó de contar con 252 socios a 1.088. Mientras que el número 5, pasó de 114 a 315 personas. Todo eso, dado a que los beneficios serán pagados hoy por la estatal, mientras que en el caso de las otras organizaciones, que rechazaron la negociación anticipada, escogiendo el proceso reglado, dichos pagos recién podrían concretarse en junio.

En este contexto, quedó en suspenso cuál es el sindicato más poderoso de la división, estando la disputa, según se prevé, entre el sindicato 1 de Chuquicamata y el Minero, ya que las otras organizaciones, el 2 y el 3, ahora contarían con menos de mil socios tras el mencionado proceso.

“Con esto cambiará el mapa y el ordenamiento político sindical, en el sentido de avanzar en los acuerdos”, indicó un dirigente.

Las implicancias

Si bien hoy se conocerá qué sindicato se posicionará como el más poderoso de la división, la migración de trabajadores desde una otra organización ya podría tener consecuencias.

Una de ellas, tiene relación con la cantidad de dirigentes que pueden ostentar. Por ejemplo, si desde hoy a las próximas elecciones de los sindicatos 2 y 3 estos no logran recuperar el umbral de 1.000 trabajadores, el número de dirigentes que pueden alcanzar bajarán desde los actuales siete a cinco. Mientras que en el caso el Minero, sucederá lo contrario.

Lo anterior, además, pondrá en juego la representación de dichas organizaciones al interior de la Federación de Trabajadores del Cobre (FTC), que aúna a todos los sindicatos de Codelco, ya que el número de consejeros o representantes que puedan tener en dicha organización también podría verse reducido.

“Se mantendrán como consejeros, pero perderán peso específico e influencia en la FTC”, indicó una fuente sindical.

Asimismo, añadió que también fuerzas políticas pierden poder, considerando que los sindicatos 1,2 y 3 de Chuquicamata y N°1 de Antofagasta, son cercanos tanto al Partido Socialista como al Partido Comunista, con una alta presencia de los denominados “CTU” (Comando de Trabajadores Unidos), cuya resistencia a la transformación de Chuqui y los cambios de beneficios que ello implica para los trabajadores son más elevados, inclinándose por ello a una huelga.

En la vereda contraria, el sindicato Minero, cercano a la centro izquierda, presentaría un ánimo de mayor conversación y transigencia.

Consultado al respecto, desde Codelco indicaron que “reafirmamos nuestra disposición al diálogo responsable y colaborativo, tal como lo desarrollamos con los sindicatos Minero y N° 5, porque entendemos que es la única manera de transformar Chuquicamata y proyectarla por los próximos 50 años”.(LaTercera)

Comenta esta Noticia!