Rajo Inca aumentará producción de la División Salvador en un 30%

La inversión que bordeaba los 1.000 millones de dólares finalmente sería 1.200 millones de la divisa americana. El intendente catalogó el proyecto como “macizo, robusto y que está ahí”.

C on una inversión de 1.200 millones de dólares, el proyecto Rajo Inca busca que la División El Salvador de Codelco extienda en más de 40 años su vida útil. El desafío no es menor y con la nueva faena las 60 mil toneladas de cobre producidas el 2017 deberían aumentar en un 30%.

En la última semana de septiembre la estatal ingresará el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), y en el peor de los escenarios, éste debería obtener en diciembre de 2019 su Resolución de Calificación Ambiental (RCA), para comenzar con la producción en febrero de 2022.

Esto significaría que por cerca de un año, la compañía reduzca al mínimo la extracción de material, pues las proyecciones indican que en 2021 se agotarán los yacimientos actuales. Por lo mismo, la apuesta, tanto de Codelco como del Gobierno, es que dentro del marco legal, estos 15 meses se puedan acotar al máximo posible, para comenzar con la extracción de mineral – de este nuevo proyecto – en 2021 y, así evitar la baja en la producción con las implicancias sociales y económicas que esto podría aparejar.

El intendente de Atacama, Francisco Sánchez enfatizó que “es un proyecto de la máxima importancia para Atacama, que todos tenemos que apoyar, puesto que se trata del trabajo de 8 mil personas de la División y que afecta también a las comunidades aledañas, a los 12 mil habitantes de Diego de Almagro y también, a las 16 mil personas que viven en Chañaral, quienes se verían beneficiados con este proyecto. Es un proyecto macizo, robusto y que está ahí, a la vuelta de la esquina”.

La máxima autoridad regional, que se reunió con Christian Toutin, gerente general de la División El Salvador, resaltó que “en nuestra región se está trabajando muy en serio y me da mucha confianza la labor que está desarrollando el equipo liderado por nuestro nuevo gerente general, quien comenzó sus funciones a partir de marzo de este año, por lo que veo que los vientos de buenos tiempos están soplando en la División El Salvador, para bien de la región”.

Etapas

“Hoy día estamos en la etapa final de la ingeniería de factibilidad, a fines de este mes (septiembre) estamos ingresando el Estudio Impacto Ambiental (EIA), nos hemos dado un período cercano a los 15 meses, una vez que esté aprobado el EIA nosotros vamos a empezar todo lo que es el prestripping (movimiento de tierras estériles), que dura cerca de 24 meses, para estar en régimen cercano al año 2022, a inicios del año 2022, sin embargo, estamos viendo varios varias alternativas por el lado nuestro que nos permitan acelerar ciertos procesos”, detalló Toutin.

Asimismo, el gerente valoró el relacionamiento comunitario que como compañía han realizado. “Terminamos el mes pasado la participación ciudadana, fuimos a todas las entidades necesarias para que conozcan el proyecto, ya que queremos que no sólo la comunidad de El Salvador sino que las autoridades y, por sobre todo la gente, que es parte del diario vivir de la División y de la provincia conozcan cuáles son las bondades y cómo vamos hacer sostenible y sustentable este proyecto para los próximos 20 a 40 años”, explicó.

El cierre de su yacimiento histórico y el nuevo proyecto Rajo Inca, que si bien viene a dar continuidad a la división por 40 años más, lo que también significa estabilidad laboral para miles de familias que actualmente tienen a alguno de sus integrantes trabajando para la estatal, ha significado un importante proceso de transición. “Estamos en una transformación técnica de pasar de una mina subterránea a una a rajo y también, en una transformación adaptativa, en donde la gente tiene que acostumbrarse a hacer nuevas funciones y generar nuevos procesos que permitan rentabilizar el negocio”, sostuvo el gerente de la División.

Cabe señalar que existen reservas por 2.800 millones de toneladas, con leyes de mineral promedio de 0,43%. Rajo Inca hoy es un rajo que tiene cerca de 600 millones de reserva, una ley los primeros 20 años de 0,7% ley de cobre sulfuro y para un tratamiento de planta de cerca de 37 mil toneladas. En cuanto al empleo, “hemos conversado con el intendente y le contamos que hemos trabajado muy fuertemente con las contratistas, a las que les hemos dicho que la preferencia de mano de obra local es necesaria para poder seguir potenciando no tan sólo a la ciudad de El Salvador, sino que también, a la provincia de Chañaral, con eso estamos tratando de generar nuevos canales y un compromiso social que permita darle una viabilidad no solamente a la provincia sino que también a la región”, añadió el representante de la compañía.

Pero privilegiar la mano de obra local también se sugiere un desafío en materia social y educacional para la región, que es contar con el recurso humano calificado para asumir puestos laborales en los distintos niveles y con los diferentes grados de diversificación y especialización que la estatal requerirá en este nuevo escenario.

“Hemos conversado con el gerente general respecto de privilegiar la mano de obra local en la contratación, frente a lo cual nosotros estamos preocupados de los planes educacionales que tenemos que hacer para preparar a la mano de obra atacameña que pueda hacerse cargo de estos nuevos desafíos. La educación dual también va a ser muy relevante, de manera que yo creo que soplan tiempos de bonanza en la región”, concluyó el intendente regional.

60 miltoneladas de cobre fue la producción de la División Salvador el 2017 y esta pasaría a más de 90 mil toneladas con Rajo Inca.

600 millonesde toneladas de cobre es el potencial que tiene Rajo Inca según estimaciones de la cuprífera.

(ElDiariodeAtacama)
Comenta esta Noticia!