Denuncian intencionalidad en error de cubicación del Plan Minero de División Salvador

Una dura acusación realizó el Sindicato de Supervisores y Profesionales de Codelco División Salvador, contra un importante ejecutivo, al que acusan como responsable del error en la cubicación del Plan Minero. Según señalan los directores, y tal como consta en sus respaldos, este error había sido alertado al Vicepresidente de Operaciones Norte, Álvaro Aliga, quien jamás tomó cartas en el asunto, pese a su gravedad.

El problema se origina debido a que el Plan Minero, sobrestimado, se usó de base para licitar y adjudicar dos contratos millonarios para el movimiento de materiales: mineral, lastre y ripios. En concreto, mientras las bases de licitación establecieron mover más de 100 millones de toneladas, se moverán alrededor de 40 en la realidad.  El resultado del proceso adjudicó los contratos al CONSORCIO TREPSA CERRO ALTO S. A. (Rut: 76556170-1; contrato N°4600016278) por un monto estimado de 230 millones de dólares, y a la empresa VECHIOLA, (Rut: 87049000-3, contrato N°4600016279) por un monto estimado de 30 millones de dólares; generando ambos contratos una proyección para los 36 meses de duración de los servicios de 7,2 millones de dólares mensuales, versus los 3,5 promedio que se gastaron durante el ejercicio 2017.

Para la organización sindical, el error en la estimación del tonelaje del Plan Minero fue intencional. Lejos de ser antojadiza, esta teoría se sustenta con las denuncias que hace más de un año informaron al Vicepresidente de Operaciones Norte, en una reunión realizada el día 23 de agosto de 2017 en El Salvador, que según señalan tuvo por objetivo blindar y apoyar a un ex gerente, responsable de generar el cuestionado Plan. En la oportunidad, y con la presencia de altos ejecutivos, entre ellos Nelson Pizarro, Rodrigo González, presidente del sindicato, hizo un llamado desesperado a Aliaga, pidiendo por favor la revisión del Plan Minero, y asegurando que había algo raro en su determinación. “…No sabemos quién lo hizo… entonces jefe, por favor pida la firma de los supervisores, y si tenemos que asumir la cuenta con los supervisores socios del sindicato, vamos a asumirla, pida la firma de los supervisores que hicieron el plan, de los gerentes que están metidos en ese tema, porque yo le aseguro que ahí hay algo raro”, fueron las palabras de González.

Cabe mencionar que participan del Directorio Sindical dos profesionales mineros, y que incluso uno de ellos trabaja en el área encargada de formular el Plan. ¿Por qué Codelco no escuchó ni consideró la denuncia que los dirigentes aseguraban? Es una pregunta ante la cual parece no  haber respuesta lógica, mucho menos si se considera que uno de los dirigentes tiene un Magister en Minería y Economía Minera de una prestigiosa universidad de Estados Unidos, que Codelco mismo se encargó de financiar. Por lo anterior es que les parece a lo menos negligente la actitud de Alvaro Aliaga, respecto a la información que le entregaron en agosto del año pasado.

“El costo que debemos pagar hoy es mucho mayor a lo señalado (3 millones de dólares mensuales), ya que la producción de cobre fino que se comprometió con el plan minero se perdió, entonces simplemente hipotecamos nuestro futuro. Si antes pagamos X para producir Y, hoy pagaremos el doble de X para producir probablemente la mitad de Y”, cuenta el presidente del sindicato.

Para el sindicato resulta inexplicable que el Directorio, que tiene la obligación legal de involucrarse en el negocio bajo el nuevo estándar de Gobiernos Corporativos, no haya sopesado en su real dimensión el mal llamado “error de cálculo del Plan Minero”, que debió haber sido informado como hecho esencial a la Comisión para el Mercado Financiero, según lo estipula la ley. También es preocupante porque este Plan Minero sobrevalorado, puede impedir hacer el enlace con el proyecto Rajo Inca, que da continuidad a la división.

¿A quién benefician las irregularidades?

El Directorio del Sindicato de Supervisores y Profesionales, asegura estar convencido de que hay intencionalidad en los errores cometidos, pues de esos mismos desaciertos desencadenan una serie de situaciones anómalas, ligadas al proceso de adjudicación de los contratos señalados anteriormente. Producto de ello, surgen las siguientes interrogantes:

¿Por qué no se consideraron las denuncias? no obstante de advertir del error en el Plan Minero a Álvaro Aliaga, Vicepresidente Operaciones Norte, con un año de anticipación, se siguió adelante con un proceso de licitación que se sabía perjudicaría a División Salvador.

¿Quién tomó la decisión y por qué optó por descartar la oferta Técnica Económica presentada por la empresa Santa Elvira en la Licitación Pública? En el proceso de Licitación Pública participó la empresa Santa Elvira o (empresas PRADO), quienes estaban dando el servicio que se pretendía renovar con el proceso de licitación, pero por instrucciones superiores, no se abrieron sus ofertas técnicas económicas. Codelco argumentó que producto del resultado de una auditoría, esta empresa habría perjudicado a Codelco con servicios pagados que no fueron entregados. Asumiendo que los argumentos de Codelco son ciertos, aun así resultaba económicamente más conveniente mantener y renovar el contrato con la empresa Santa Elvira. Es decir, fue una decisión caprichosa y no económica ¿quién tomo la decisión que perjudica económicamente a Codelco? Si en la auditoría que argumenta Codelco había un fraude ¿por qué no se querelló contra la empresa y los profesionales que la administraban? ¿Por qué no se eliminó o suspendió a la empresa del registro de contratista de Codelco? Aparentemente, nada de eso ocurrió.

 ¿Por qué no investigar las denuncias formales del presidente de la Comisión Técnica de irregularidades en el proceso de licitación? El día 3 de mayo del presente año, el profesional y presidente de la Comisión Técnica definida para el proceso de licitación, envió correo electrónico a César Correa Parker, Auditor General de Codelco, denunciando irregularidades en el Proceso de Licitación y adjudicación. El Auditor responde el correo electrónico acusando recibo y señalando en lo medular: “Se contactaran con usted para recabar antecedentes y proceder a revisar la situación denunciada”. Sin embargo, este supervisor fue despedido días después de hacer la denuncia, sin tener la posibilidad de entregar información relevante del proceso de licitación. En dicha denuncia, deja entrever también responsabilidades de la Gerencia de Abastecimiento en Santiago. Curiosamente hay nombres que se repiten en otras adjudicaciones irregulares denunciadas.

¿Por qué trato preferencial para algunas empresas? Es extraño que el contrato adjudicado al consorcio TREPSA Cerro Alto S. A. dónde tiene participación el grupo español EPSA, fue traspasado en un aparente subcontrato al consorcio TEPSAC, consorcio en el cual participa la empresa INDAK, que fue eliminada técnicamente en el proceso de licitación realizado. Además, esta misma empresa, que tienen otros contratos en la División, ha estado ligada a una serie de denuncias y ha sido tratada con delicadeza por ejecutivos, y administrada con temor por los profesionales de Salvador. Uno de los ejemplos de trato preferente es que se le pague semanal o quincenalmente los servicios contratados con el objeto de evitar su quiebra, o que se haga vista gorda al incumplimiento de estándares de seguridad. Es decir, mientras empresas como INDAK tienen un trato preferencial, hay otras como Santa Elvira que reciben un trato exigente y de mano dura; para ambos casos y de acuerdo a lo señalado, quien se ve perjudicado finalmente es Codelco.

 

Como referencia, la magnitud del monto involucrado (1) en un período de un año alcanza una cifra cercana a lo defraudado por Carabineros, o (2) podría pagar el sueldo mínimo mensual de unos 7 mil trabajadores por los tres años que dura el contrato. Incluso las dudas que abre esta situación son mucho mayores, si se considera que Salvador aporta solamente con el 4% de cobre de la corporación ¿Qué pasa con el otro 96% que involucra a las otras divisiones de Codelco?

“Estamos muy preocupados por lo que está sucediendo en nuestra División y en Codelco, por lo que vamos a recurrir a todas las instancias necesarias para defender a la empresa y a nuestros trabajadores. Estamos analizando las acciones a seguir con nuestros asesores legales porque creemos que hay delitos en algunos de los hechos mencionados, y no permitiremos que queden en impunidad”, asegura Rodrigo González.

 

Comenta esta Noticia!