Mina San José: Mario Sepúlveda llama al Presidente Piñera y pide que CDE se abstenga de apelar el fallo de primera instancia para poder recibir la indemnización.

 

“Se hizo justicia”. Fueron las primeras palabras de Mario Sepúlveda, rescatado de la mina San José en 2010, al enterarse del fallo judicial que obliga al fisco a pagar una indemnización a los 33 mineros que estuvieron atrapados durante 69 días a 700 metros de profundidad en la Región de Atacama.


Fue el Noveno Juzgado Civil de Santiago el que determinó el pago de $80 millones a cada uno de los 31 mineros que presentaron la demanda por “daño moral y lucro cesante” (el monto total asciende a $2.480 millones). Cuando iniciaron el proceso judicial, los mineros solicitaron $250 millones para cada uno, pero el tribunal rebajó la cifra por “razones de prudencia y sobriedad”. Solo Juan Illanes y Raúl Bustos no se hicieron parte de la querella.
En el fallo de primera instancia, la magistrada Lidia Poza Matus estableció la responsabilidad del Estado, específicamente del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), la Secretaría Regional Ministerial de Salud y de la Dirección del Trabajo, por la falta de fiscalización de la empresa Minera San Esteban Primera, dueña del yacimiento donde quedaron atrapados.
La jueza desestimó los argumentos del Consejo de Defensa del Estado (CDE) que, en la causa, sostuvo que el rescate y los beneficios posteriores a los mineros correspondían a una reparación y por lo tanto reparaban el daño moral causado.
El CDE tiene un plazo de 10 días para recurrir contra el fallo ante la Corte de Apelaciones. Por ello, Sepúlveda solicitó al Presidente Sebastián Piñera que no apele y “se peguen una ‘paletiada’ con estos obreros que hicieron famoso a Chile”.
Esta no es la primera acción legal que presentan “Los 33” de Atacama. A fines de 2015 fue sobreseída de manera definitiva por el Juzgado de Garantía de Caldera la causa por los delitos de lesiones, prevaricación, cohecho y homicidio presentada contra los dueños de la mina San José. La determinación fue tomada por “encontrarse cumplido el plazo de prescripción de la acción penal”, lo que generó la molestia de los mineros.
Jorge Ríos, abogado que representa a 28 de los rescatados, catalogó el fallo como “un triunfo judicial” y un “precedente” en materia de responsabilidad minera.
En tanto, sorprendido y emocionado se mostró Mario Gómez, el más longevo de los rescatados (70 años) con la determinación judicial. El minero debe ocupar una máquina de oxígeno de por vida, ya que tiene dañados sus pulmones, y el dinero que podría recibir le ayudaría en su tratamiento. “Es un triunfo por el que hemos luchado mucho tiempo. Sabíamos que teníamos la razón, que por una negligencia pudimos haber muerto”.

Fuente: Radio Maray

Comenta esta Noticia!