Las baterías de ion-litio mejoran la productividad en la industria, la minería y la construcción

Las crecientes medidas de seguridad en ciertas actividades mineras y de la construcción limitan el uso de herramientas que pueden considerarse riesgosas para el trabajador, en especial si estas tienen conexión eléctrica o trabajan con combustibles que restan oxígeno.

Una contribución importante a la productividad, autonomía y salud de los trabajadores lo ha dado la sustitución de la electricidad y los combustibles fósiles por baterías de ion-litio como fuente de energía.

Desde las primeras experiencias en el año 2000 a esta fecha, son muchos los avances que se han dado en las baterías, los que otorgan  mayor libertad y seguridad a las personas en sus actividades diarias y laborales.

Si bien son comunes en los aparatos electrónicos como computadores y teléfonos celulares, las baterías de ion-litio también son ampliamente utilizadas en la industria automotriz y el trabajo.

Su aparición, hace casi dos décadas, ha sido una revolución en muchos sentidos.

José Manuel Fuentes, director de ingeniería en construcción vespertino Duoc UC, reconoce que, sin duda, las baterías de ion-litio han venido revolucionando el mercado de la construcción, la minería y la industria en general.

Su uso masivo en estas actividades productivas en Chile data de hace unos cinco años cuando entró fuerte en las áreas de la construcción. “En la construcción llegó para quedarse y cada vez más van a ir innovando. Ahora es en herramientas, pero las grandes maquinarias van a venir innovando de la mano de las baterías”.

El docente, quien en el 2013 trabajó en minería subterránea, en la División Andina de Codelco, recuerda cuando empezaron a sustituir las herramientas eléctricas por otras que operaban con baterías de ion-litio. “El cambio se hizo por las exigencias del mercado, ganancia de tiempo y seguridad del trabajador”.

“Fui jefe de Calidad de Proyectos de Construcción de minería, en donde había que auditar los procesos de almacenamiento y calidad de la herramienta, entre otros”. A modo de ejemplo, destaca que en minería se deben hacer perforaciones para las canalizaciones eléctricas. Son kilómetros de canalizaciones que se deben realizar y “al tener una herramienta inalámbrica, y estar perforando directo, las ganancias son sustanciales. Aumenta un 30% el rendimiento de las perforaciones de canalizaciones en túneles al trabajar con herramientas a batería de ion-litio”.

Agrega que con estas herramientas el trabajador tiene más movilidad y mayor precisión en el trabajo. La batería de ion-litio da muchas horas de uso, ocupa poco espacio y tiene la opción de cambio. “Uno planifica el proyecto en función de la duración de la batería. Se planifica todo en función de la necesidad de no tener que estar conectándose a la energía eléctrica”.

Y si bien hay notables avances, “en la práctica esto está recién en investigaciones. Hoy, Japón es pionero en investigación de ion-litio para ir mejorando la capacidad de uso. Pero Chile está en pañales y es necesario profundizar en los estudios que contribuyan a un mayor uso de esta tecnología”.

Destaca, finalmente, que si bien existía el mito de que a mayor solicitud de potencia a una máquina las baterías de ion-litio duraban menos, eso no es correcto, concluye.

( ElMercurio)

Comenta esta Noticia!