Hoy la minería está en una encrucijada: Oportunidades y dilemas que atender

  

Llegó el momento, por ejemplo, de evaluar sinergias de inversión, incluso de minas pertenecientes a distintos dueños. Como es el caso del proyecto de cobre, oro y molibdeno NuevaUnión.

TENDENCIAS TECNOLÓGICAS Y SOCIALES EMPUJAN EL COBRE

A pesar del brusco descenso del precio del cobre de las últimas semanas, que acumuló una disminución de 40 cUS$/lb (una baja superior al 12%), su futuro en el largo plazo sigue siendo muy promisorio.

En efecto, las nuevas tecnologías que dominarán la escena mundial no solo necesitan cobre, sino que lo utilizan en mayor proporción que aquellas que vienen a reemplazar. Es el caso de los autos eléctricos frente a los de combustión interna, las energías renovables no convencionales comparadas con las centrales a carbón, la robotización y la digitalización, en fin, a donde se mire, toda la cuarta revolución industrial necesita para su desarrollo del noble metal rojo.

Y qué decir de las tendencias sociales dominantes como la migración campo ciudad, la explosión de las clases medias, la globalización y la sociedad de la información, que «comen cobre a todo pasto»

MENOS INVERSIONES

Es por ello que resulta lamentable constatar que en nuestro país las inversiones mineras empiezan a perder momentum, como lo muestra un estudio realizado por la Corporación de Bienes de Capital (CBC). (ver Figura 1)

Capital (CBC). (ver Figura 1) El término del llamado superciclo de precios enfrió el apetito por desarrollar proyectos mineros a cualquier costo, más aún cuando varios de los ya realizados han tenido problemas por mayores niveles de inversión que los presupuestados, menores producciones que lo esperado, fallas de gestión de equipos y tecnologías y otros inconvenientes, a lo que se suma el efecto Trump, que llena de incertidumbre la economía mundial.

Una actividad como la minera, que requiere de grandes inversiones y largos períodos de recuperación del capital no va a arriesgarse, más aún considerando la cultura conservadora y cíclica que nos ha caracterizado siempre. Precios altos y crecientes, invertimos, precios a la baja e inestables, no lo hacemos.

RECOMENDACIONES

Y frente a este panorama… ¿no hay nada que recomendar en un curso sobre innovación y emprendimiento en minería?

Se nos ocurren varias cosas.

La primera consideración es que llegó el momento de evaluar sinergias de inversión, incluso de minas pertenecientes a distintos dueños. Ellas son muy significativas desde el punto de vista financiero y también social y ambiental.

Así lo está demostrando el proyecto NuevaUnión, que rentabiliza la inversión de El Morro y Relincho, los cuales probablemente no se hubieran realizado sin este enfoque conjunto. Adicionalmente, ambos proyectos conjugados han logrado la flexibilidad necesaria para atender las preocupaciones ambientales principales que plantearon los habitantes del valle del Huasco cuando -hace varios años atrás- se presentó el proyecto El Morro en forma individual.

La tesis de grado del ingeniero Gerardo Osorio sobre las sinergias en tres minas de la Región de Antofagasta, propiedad de distintas empresas, indica que los niveles de inversión en plantas concentradoras, transmisión eléctrica, transporte de concentrado, entre otros, disminuyen 25% a nivel de Capex (inversiones en bienes de capital), 40% en Opex (gasto operacional) y aumenta el Valor Presente Neto del conjunto en casi US$3.000 millones.

Adicionalmente este enfoque evita el impacto acumulado de infraestructura triplicada, especialmente en desaladoras y sistemas de bombeo y conducción de agua desde la costa a la cordillera.

Y si este modo de conceptualizar los proyectos es válido para los grandes yacimientos, es probablemente imprescindible a nivel de la mediana y pequeña minería. Hasta el acendrado individualismo minero debiera ceder frente a un buen plan de negocios.

La segunda consideración que creemos necesaria es abrirse a las nuevas tecnologías. Predecir la localización de nuevos yacimientos mineros empleando a fondo big data, microsismicidad y drones, puede redefinir la búsqueda de nuevos depósitos, mejorar la predicción en la exploración minera y desarrollar mapeos geológico en lugares inaccesibles o cuyo costo de exploración es hoy muy elevado.

Por otra parte, estamos convencidos que diseñar nuevas minas empleando inteligencia artificial, robótica, automatización, control de procesos, sensores y otras herramientas tecnológicas puede permitir el surgimiento de un «Uber» en la minería, provocando cambios tan disruptivos y revolucionarios en la forma de hacer minería como los métodos de concentración de cobre que dieron origen, a principios del siglo XX, a la «gran minería» que hoy conocemos.

La tercera consideración que queremos proponer es una nueva mirada de la minería desde el Estado. Para incentivar la inversión, este debe transitar desde la neutralidad, prescindencia y transaccionalidad en su relación con el negocio minero, a una mirada de socio, de activo negociador de valor compartido y de líder de visiones y estrategias públicoprivadas.

De este modo la minería no solo podría aumentar su inversión, sino también convertirse en una verdadera palanca de desarrollo nacional y generar una nueva mirada, alejada del paradigma de la vaca lechera que se ordeña hasta su desaparición.

Por último, es evidente que intentar imaginar el mundo moderno sin minería es creer que la leche viene de la caja y no de la vaca.

Esta reflexión debiera ser un poderoso aliciente para cambiar nuestra mirada sobre la actividad económica que nos distingue a nivel global y hacer el esfuerzo por transformarla en lo que queremos. Porque hoy, a pesar de nuestra gran reputación minera de clase mundial, en Chile a duras penas la toleramos. Y si seguimos en ese espacio, no nos extrañemos que la inversión y el progreso minero se vayan haciendo cada vez más cuesta arriba.

EXPANDE, UNA PLATAFORMA PARA LA MINERÍA VIRTUOSA

La Fundación Chile, al amparo del Roadmap de la Minería Chilena del Programa Alta Ley y con el financiamiento de Corfo, el Fondo de Inversión Estratégica, BHP, Codelco y Antofagasta Minerals, ha creado la plataforma Expande para la articulación de desafíos operacionales de mineras y grandes proveedores nacionales con el «ecosistema de innovación» chileno, conformado por start-ups, aceleradoras,  proveedores de tecnología y servicios, universidades, centros de investigación y entidades financistas.

La operación de la plataforma consiste básicamente en la asistencia para la formulación acabada de los desafíos que presentan las faenas mineras de sus clientes (las mineras mencionadas), el «scouting» o búsqueda de soluciones a dichos desafíos en el ecosistema, el apoyo a los proveedores para el escalamiento, financiamiento y gestión de dichas soluciones, y la presentación de las soluciones posibles a las compañías  mineras que lo han requerido.

A junio de este año, y a menos de un año de operación de Expande, los resultados son auspiciosos.

Quedan invitados al curso «Emprendimiento en la Minería» de los diplomados de Clase Ejecutiva UC. ¡Matrículas abiertas!

 

( ElMercurio)

Comenta esta Noticia!