“Estamos obligados a dejar la historia atrás”

 

Juan H. Rojas Cortés

“Por qué cambiar la forma de hacer minería en Chile.

Una oportunidad para reinventar nuestra oferta profesional en la industria”

 

La minería chilena está viviendo un momento crucial. La energía verde y la electro-movilidad le abren oportunidades enormes para su crecimiento futuro. Los factores críticos de éxito son la excelencia operacional, la minería inteligente y la certificación ambiental. La sola ocurrencia de accidentes fatales no cumple con el requisito cardinal de la excelencia operacional. En consecuencia, lo que estamos haciendo ya no es suficiente para incursionar en ese territorio nuevo y con otros paradigmas.

La innovación siempre es necesaria cuando lo que estamos haciendo ya no es suficiente. Cuando se devela la necesidad de hacer algo nuevo, distinto y más efectivo. Las viejas soluciones no son suficientes para los problemas nuevos. El principal desafío de la industria es lo que Peter Drucker advirtió hace décadas. El éxito de la gestión empresarial depende del entendimiento de la economía del negocio y del entendimiento con la gente. La división del trabajo y las relaciones laborales son espacios de oportunidades mayores en esos dos ámbitos.

En la historia de la gran minería, las relaciones laborales han estado marcadas por la confrontación. El mundo del “ellos” contra el mundo del “nosotros”. El mundo de los trabajadores versus el mundo de las administraciones. Ambos mundos han vivido su existencia en función de una sola historia y por lo tanto, sin ninguna posibilidad de reconocerse como mundos complementarios. Por lo tanto, ninguno de ellos cree en la historia del otro.

 

¿Cómo se ha transformado la confrontación en colaboración? Mediante la negociación. Una negociación de posiciones encontradas. Frente a frente. El cara y sello de la moneda. Adversarios en suma cero. Lo que una parte gana la otra la pierde. La confrontación en las relaciones laborales de la gran minería surgió hace más de un siglo. Utilizando las palabras de Schwab, un especialista del World Economic Forum, la gestión empresarial de la industria ha evolucionado junto con la 2ª Revolución Industrial. Los potenciales conflictos laborales en Chuquicamata y Escondida son evidencias concretas de la historia que tenemos que dejar atrás. No somos los primeros en sostener que no se consiguen resultados distintos haciendo lo mismo. La industria puede resultados distintos cuando declare la obsolescencia de la confrontación.

 

La empresa necesita a los trabajadores y los trabajadores necesitan a la empresa. La existencia de uno depende de la existencia del otro. Desde la perspectiva económica del negocio la complementariedad aumenta la torta. La confrontación sólo la achica y, también, la hace desaparecer, como en el caso Maersk. Empezar por reconocer que estos mundos son complementarios y no confrontacionales, será un avance mayor hacia la excelencia operacional. La competitividad de la empresa depende de la efectividad del trabajo en equipo de estos dos mundos. Y la efectividad depende del propósito común. Ese propósito común es competitividad para la empresa igual empleabilidad para los trabajadores.

 

La división del trabajo entre los mundos del mantenimiento y las operaciones es otra demostración del entendimiento basado en el “ellos” y “nosotros”. Disponibilidad y utilización. Dos objetivos que no confluyen y que impiden que los mantenedores y operadores complementen más efectivamente sus esfuerzos. Las prácticas que trae esa comprensión de trabajo, están diseñadas para maximizar la disponibilidad y la utilización, incluyendo los incentivos o bonos de los trabajadores. Esa misma comprensión de trabajo está en la heurística de los sistemas tecnológicos que usan. Ciertamente, dirigidos a generar indicadores relacionados con la disponibilidad y la utilización de los equipos de Mina o Planta. Por eso importa considerar las oportunidades de la interoperabilidad.

 

El modelo de gestión empresarial de la industria no puede permanecer estático frente a la explotación de recursos minerales cada vez más pobres como en Sierra Gorda, Lomas Bayas y Caserones; y cada vez más distantes de los centros de abastecimiento y puntos de embarque. Frente a las exigencias de la excelencia operacional y la certificación ambiental, donde el agua es un factor determinante. No puede permanecer estático frente a la necesidad de fortalecer la comprensión ciudadana, y la confianza y satisfacción de las comunidades donde hace minería. Y sobre todo, generar contextos de acción cooperativa y efectiva con quienes hacen que las cosas pasen; con quienes transforman los diseños en realidad.

La complejidad de este desafío mayor nos obliga a revisar los fundamentos de lo que entendemos por gestión empresarial. Y eso significa revisar nuestro entendimiento de la economía del negocio y con la gente. Como hemos mostrado. Las oportunidades que trae son mayores.

 

El presidente ejecutivo de Codelco señala el camino, “estamos obligados a dejar la historia atrás”. Y lo señala, precisamente, desde el lugar donde está la mayor parte de esa historia. Seguir ese camino significa desafiar las tradiciones de ingeniería y gestión de la industria y ese es el punto de partida de la innovación. La prioridad: innovar en la forma de hacer seguridad y, en el foco de observación y acción del mantenimiento.  Allí están las oportunidades de más alto retorno. Cero lesiones y un potencial de reducción de costos superior a 10 ¢/lb. Una reducción de 1 ¢/lb en el costo unitario promedio anual equivale a US$ 120 millones de mayores ingresos para la industria.

 

Sin duda, una oportunidad para reinventar nuestra oferta profesional en la industria.

 

 

 

 

 

 

Su comentario sobre este artículo será valorado. Escríbanos a jhrojasc@jota2erre.cl

Comenta esta Noticia!