Minera El Abra realiza taller arqueológico con comunidades de Alto Loa en Pukará de Turi

Entregar herramientas técnicas, teóricas y prácticas que les ayuden a proteger su patrimonio cultural y ancestral, fue el objetivo del taller de arqueología realizado por Minera El Abra, filial de Freeport-McMoRan, en el marco de sus diálogos comunitarios con las comunidades de Alto Loa.

La actividad se extendió por 2 días y contó con el apoyo técnico de la Escuela de Negocios Mineros de la Universidad Católica del Norte, que entregó contenidos teóricos relacionados con la disciplina arqueológica, el marco normativo para la protección del patrimonio, la Ley 17.288 de Monumentos Nacionales y la Ley 19.300 de Bases del Medio Ambiente, entre otros temas.

La jornada práctica se realizó en el Pukará de Turi, donde fueron utilizados los GPS, entregados a cada comunidad, para realizar una simulación de un levantamiento arqueológico. Con esto se busca que ellos sepan lo que es un Estudios o Declaración de Impacto Ambiental, que conozcan el rol de las comunidades en dichos estudios, los procedimientos a seguir en caso de hallazgos históricos y/o arqueológicos y el destino de los hallazgos.

Filomena Ayavire, comentó que fue una de las únicas mujeres que hace más de 10 años participó en la restauración de una de las paredes de la kallanca, o edificio central Inca, ubicado en el Pukará, y por ello hoy no quiso estar ausente del taller, “es la tercera vez que vengo y siempre me llama la atención como vivieron nuestros ancestros, todo lo que aún permanece aquí. Sería lindo restaurar los sitios, limpiar las calles para que los turistas puedan caminar por aquí y conocer más de nuestra historia”.

Ángel Bravo, uno de los arqueólogos que trabajó con las comunidades, les mostró en terreno lo valioso del Pukará de Turi, un sitio con alto riesgo de destrucción y donde es fundamental el trabajo de resguardo de los habitantes del Alto Loa. “El Pukará de Turi está en una situación vulnerable, es uno de los lugares más importantes para el mundo atacameño, ha sido uno de los sitios más estudiados por la arqueología y lamentablemente el más expuesto. Por eso este taller es para que las comunidades aprendan a manejar este tipo de sitios y puedan distinguir aquellas rutas que no deben ser traspasadas para evitar el daño”.

Graciela González de la Comunidad de Ollagüe enfatizó que “es muy importante hacer jornadas como estas, ya que nos ayudan a aprender y conocer lo que tenemos. Nuestro patrimonio es muy grande y los jóvenes no conocen esto.”( El Amèrica)

Comenta esta Noticia!