Mercado dividido con el futuro de la operación de venta de SQM tras pacto de accionistas

sqm logo con camionAunque los analistas creen que después del acuerdo existiría una mayor facilidad para realizar la transacción, también explican que la nueva política de dividendos haría menos probable una venta de Pampa Calichera. Eso sí, las opiniones son divergentes.

No hay unanimidad en el mercado sobre lo que ocurrirá con la operación de venta de SQM. Si bien todos están de acuerdo en que el pacto de convivencia que alcanzaron los accionistas de la minera no metálica es positivo -considerando que ha sido una relación compleja la que han tenido durante mucho tiempo Potash Corp, y los controladores de la empresa, Julio Ponce y la japonesa Kowa-, las opiniones de los analistas están divididas cuando se trata de evaluar si este acuerdo hace que la venta sea más fácil o más difícil.

Uno de los argumentos que respalda que la transacción ahora sería más viable dice relación con que actualmente podría no ser necesario realizar una Oferta Pública de Adquisición de Acciones (OPA) por SQM. Esta tesis se remonta a la resolución que hizo el año pasado la SVS y que complicó la operación de venta de la compañía, cuando HK Scott Minerals, firma ligada a la china Shanshan, consultó al ente regulador respecto de si se requería o no realizar una OPA por la minera no metálica. En dicho momento la SVS respondió que “cualquier persona o entidad que adquiera el control de Pampa Calichera y con ello adquiera indirectamente acciones de SQM, deberá efectuar una OPA dirigida a los accionistas de SQM si mediante dicha operación, el adquirente pueda asegurar la elección de integrantes del directorio de SQM en una cantidad y calidad suficiente para que ellos puedan dominar la toma de decisiones en dicho órgano societario”.

“Aunque en dicho momento no se podía realizar la transacción sin una OPA, bajo los nuevos términos del pacto se podría interpretar que es posible”, señala Jorge García, subgerente asset management de Nevasa, y explica que ahora se puede entender que Julio Ponce no tendría el control directo de la compañía. Esto considerando que con el pacto de accionistas la firma estableció lineamientos para el manejo de la mesa de directores: se elimina el derecho de voto dirimente del presidente al menos por los próximos tres años. Ese voto lo tenía Julio Ponce, pero ahora ya no lo tiene, por lo que la balanza ya no está inclinada hacia el histórico ex presidente.

No obstante, García también explica que existe otra interpretación del acuerdo: una que no implicaría una venta de SQM, sino más bien lo contrario. “Uno podría pensar que esto se trata de mejorar el gobierno corporativo, de mantener la compañía”, puntualiza.

Entre los que creen que ahora es menos probable la venta de Pampa Calichera está Fernando Errázuriz, de BCI, quien desde el año pasado argumenta que las cascadas necesitan desapalancarse a fines de este año por importantes vencimientos de deuda que tendrán en 2018 y 2019 (US$ 413 millones), especialmente Calichera. Esos recursos que necesitan parcialmente provendrán de los dividendos, señala Errázuriz, y agrega que éstos crecerán por un favorable desempeño operacional gracias al negocio del litio.

De este modo, el analista explica que el acuerdo que lograron con la canadiense facilitaría la entrega de mayores dividendos a las cascadas. “Con esta vía abierta, es menos probable la venta de Pampa Calichera, ya que los dividendos serán una fuente muy importante de caja, -tomando en cuenta que el negocio de litio sigue expandiéndose y hay proyectos en carpeta para crecer más- para las cascadas y podrían suplir gran parte de la deuda por vencer”, detalla.

Algo similar es a lo que apunta el subgerente asset management de Nevasa. Considerando que la venta se iba a realizar por los problemas de deuda de las cascadas, García dice que ahora la garantía cada vez cubre más deuda. “Las cascadas hoy van a tener menos presión para salir a venderse por el tema de las deudas, si ocurre una venta podría ser más por voluntad del controlador que por necesidad”, indica.

Sin embargo, desde el mercado hay opiniones divergentes en este punto, ya que consideran que la nueva política de dividendos no sería suficiente para pagar las deudas que afronta la compañía. Los que están en este bando argumentan que por mucho que llegue bastante dinero de Soquimich, no alcanzaría a reflejarse en las cascadas, ya que la plata de las sociedades que están más arriba se diluiría en el camino aguas abajo. Sin embargo, con este acuerdo Ponce habría mejorado su poder negociador, comentan, ya que ahora luciría en una mejor posición, con menor apremio por vender en el corto plazo, lo que facilitaría una eventual venta.( Pulso)

Comenta esta Noticia!

Bienvenidos!

Hola, este es un mensaje de prueba.

Muchas gracias por visitarnos!